Biografía

De padres santandereanos, Flaminio -rionegrano- y Blanca -sanandreseña de García Rovira- y a mediados de Mayo del año 56, nací en Bucaramanga pero adopté como patria chica a Rionegro, ese pueblito caluroso y tradicionalmente cafetero, a 20 kms de la ciudad, el que mi papá me enseñó a querer y al que vuelvo cada vez que regreso a mis terruños.

Desde mi niñez, mientras estudiaba con mi madre la primaria, fabricaba en Misiguay, una vereda escondida en los ramales de la cordillera oriental, camiones de madera, que alquilaba para jugar en los recreos, a los compañeros de la escuela.

Después de hacer el bachillerato en el Instituto Tecnológico Santandereano y como un regalo para Leonardo Enrique, mi primogénito y a quien agradezco el diseño de éste Sitio Web que me hará conocer en el mundo entero, fabriqué a escala un bus intermunicipal.

Desde entonces, han sido muchas las réplicas de carros, que copiados desde imágenes fotográficas, han viajado a todos los rincones de Colombia y el mundo, para servir como elementos decorativos en oficinas, residencias, colegios, terminales de transporte, etc.

Y como las chivas o camiones de escalera, son un patrimonio artistico y cultural de nuestra patria, a la que amo entrañablemente, sus réplicas se convirteron en la línea de trabajo que mas se llevan para el exterior, donde se vuelven un patrimonio permanente de la idiosincracia nacional.

En cada obra, cortada, armada y decorada manualmente, se deja entero el corazón, porque se hace con el amor por las tradiciones que parecen desaparecer ante la evolucion del mundo.

En un taller pequeño, donde pasé las horas, con herramientas en mano y mil ideas en la mente, mis tres hijos, de un primer matrimonio, vieron como se fabricaban esos carritos que muchas veces sirvieron como regalo de niño Dios, para algún infante consentido.

Ahora, cuando María Victoria, una antioqueña de estilo y corazón que se ha convertido en mi esposa, me ha brindado la oportunidad de vivir en Bello, ahi pegadito a Medellín, son las chivas de la la Antioquia grande, que con sus cargas de productos campesinos, incluyendo el infaltable cuadro del Sagrado Corazón, engalanan el banco de producción de ese taller que sabe a patria, donde se forja paso a paso cada modelo.

Continuar...

Green Leaves